EL AMOR.. EL AMOR..

Me preguntaron si ya habia conocido al “amor de mi vida”, respondì : aun no encuentro a esa persona ideal…¿còmo? no existe persona ideal…
mmm.. cierto , yo no quiero al principe azul de mis sueños mas aun no lo tengo en mente, simplemente supongo que cuando conosca a una persona tan parecida y a la vez tan diferente a mi, con la que me lleve muy bien en las buenas y malas, ese ha de ser la persona ideal.
Claro que aveces estoy en la terraza, en la noche mirando las estrellas (cuando no, siempre romanticona casi depresiva. jajaja) me imagino que debe de haber otra persona deseando conocerme como yo deseo conocer a ese ideal. Puede entonces que mi mente juegue con mi corazon por que aveces imagino algunas respuestas que alegran a mi corazon , lo que me hace pasar un muy feliz dia.
Creo que al estar enamorado uno es capaz de todo y de más, si existen dudas porque seguir… hay mucha diferencia entre una ilusion y un gusto y un querer… me parece que a veces la costumbre hace que vivamos en esa especie de burbuja… mientras uno no se sienta encerrado o prisionero.
Yo quisiera conocer todas sus miradas
todas sus sonrisas,
todos sus suspiros
quisiera tal vez conocer
una broma tierna
y una caricia sincera
has de estar cerca a mi
cuando el destino lo quiera
ahora solo he de verte
invisible en las estrellas
mmmmmmmmmmmmmm……………lo siento .. un poco corta de inspiración… jajaja.. ya luego pondre algo mejor…
1 Comment
  1. Por el contrario, querida rosadepaz, las dudas forman parte de la evolución natural de la pareja. Al inicio, en el enamoramiento, todo es ilusión y felicidad, las nubes rosas, los cielos de colores y demás. Poco a poco, con el paso del tiempo, regresamos a la realidad y vemos a la pareja tal como es, con los verdaderos ojos, los vemos con sus defectos, filias y fobias, y es cuando descubrimos realmente a la persona que está a nuestro lado.

    Allí es cuando se acaba el enamoramiento y puede empezar el amor. El amor empieza cuando uno descubre a esta persona, que tiene sus defectos, que posiblemente no es el príncipe azul o la princesa soñados… y aún así, decide voluntariamente que esta persona, a pesar de todo, realmente vale la pena.

    Cuando uno toma la decisión consciente, voluntaria y objetiva de quedarse al lado de alguien, es que uno ha aprendido a amar.

Deja un comentario