El príncipe azul

Como toda buena historia se debe de empezar desde el principio. Cada quien tiene o rosa de pazforma una imagen en su cabeza de cómo sería su persona ideal, esa media naranja que complementará su vida, verdad?  Yo pensé en eso muchas veces, desde que por primera vez a mis 5 años mi tía me contaba historias del gran amor que ella sentía. Y hasta ahora firmemente creo que a ello le debo todo este afán que he tenido por varios años al tema “amor” lo que ha creado claramente, un carácter en mí, que también obviamente me ha dado altos y bajos.
En mi antiguo blogg de amor y poemas, intentaba siempre cubrir todas las historias de las personas que confiaban en mi para regalarles hermosas o composiciones o simplemente escribirles cartas de amor para sus personas especiales. Yo solo quise ayudar y se que lo hice, pero también me di cuenta que no tenía el poder de ser una “cupido”.

 

Me enamoré varias veces en secreto y sin quererlo la imagen de mi hombre perfecto se iba formando. De pronto apareció en mi vida amigas fanáticas Menudo y así fue como tuve por primera vez mi amor platónico: Abel , el pequeño Abel de Menudo . Entonces el gran amor de mi vida tendría que ser como él: un tono de piel más claro que yo, ojos verdes y cabello castaño, aunque claro super romántico, tierno y buen bailarín.

Aunque muchas veces, en mi realidad me di cuenta de lo difícil que sería encontrar alguien así, ya que en mi entorno los colores de cabello si eran claros eran por ser pintados no era algo tan fácil. Entonces llega la historia de mis padres, que al ser pequeña e ir en familia a la playa cada vez que veía a un extranjero de ojos claros me lo quedaba mirando. Puede que desde bebita entonces, me llamarán mucho la atención.

rosa y frankMi esposo es alemán, blanco, alto, con cabello claro y ojos no solo verdes, sino con una mezcla gatuna de amarillos, verdes y naranjas con un pequeño haz de luz azul, aunque no baila como profesional y su romanticismo no es tan poético o musical, se muestra en caricias y miradas. ¿Al final obtuve lo que busqué? Me he dado cuenta que lo físico nunca fue lo importante, si no la otra forma de pensar, otra forma de ver las cosas y así es mi vida con él. No fue fácil por la gran diferencia cultural pero justamente eso es lo que nos mantiene juntos.

Conocí a mi esposo en internet, tras una investigación de mi blog de poema basada en : qué tan confiables son las websites para conocer pareja?. Hey! Yo conocí amigos que hasta ahora tengo en mi Facebook, fue genial conocer gente que pertenece a tus ideas, que también escribían poemas y conocer sus aspiraciones e historias…. Fue una parte importante en mi vida, pero así es como encontré a este alemán que entre nuestra practica de inglés nos enamoramos y tras 2 años nos conocimos y luego nos casamos.

Nunca lo imaginé así, aunque no niego que a los 16 años cuando mis padres no me dejaban ir a fiestas o discutía con mi mamá le decía, verás que algún día me casare en secreto y me iré lejos de aquí. Aunque la verdad nunca fue mi plan irme de mi país. Como lo dije antes hay decisiones tan sorpresivas y si no te arriesgas a intentarlo, puede que pierdas oportunidades, aunque también me lleva a la frase: “siempre existirán nuevas oportunidades”

Dio la casualidad de que mi esposo es físicamente algo parecido a lo que soñé, pero lo más importante fue conocer el corazón y saber que me daba lo que yo necesitaba. Nos gustan tanto las mismas cosas o como lo contrario, entonces allí es cuando uno aprende a amar. Lo descubrirán con paciencia y conversaciones explosivas, probablemente, lo único importante es dejar el orgullo para seguir amando y ser amado.

Me case en Dinamarca el 18 de Noviembre del 2010, de testigo estuvo mi hermano mayor. Se me rompieron las medias pantis entre el camino del tren a la municipalidad, mi hermano me consiguió las rosas. Les fue difícil leer mis nombres y apellidos pero lo lograron y al salir, solo me di cuenta que este hombre nunca me soltaría de la mano. Encontré a mi príncipe azul Frank Mielsch.

No Comments Yet

Deja un comentario